Contando cicatrices. ( Dedicado a @tediosa_miss)

image

Llegó al amor con la inocencia de quien cree en las estrellas, llegó descalza y desnuda, sin corazas ni miedos.
Subió a las nubes planeando, ajena a las tormentas, acogiendo la lluvia a cara descubierta.
Se sintió diosa y rea, carne y alma.
Se sintió grande, entera, perfecta.
En esa eternidad fugaz que parece eterna.
Y aprendió con sangre la crueldad de los caminos, la oscuridad de un adiós que hundía sus pies en barro apestoso.
Pero el amor no sabe de versos torcidos, ni sabe de sensatez.
Y se encontró de pie, mirando al cielo, reconstruida y sabia.
Contando cicatrices.

Derramado por Zarem.

Anuncios

Mar.

image

Se quitó sus tacones ficticios para levantarse del lodo, ahí estaba, inmersa en mares tempestuosos, con la espalda encorvada por pesos imaginarios.
Sin heridas a la vista, serena y entera.
Sus recuerdos intactos, muertos pero respirando, guardados entre olas salvajes que le arrastraban a otra playa.
La piel preparada para la caricia de sus arenas, explotando en su cuerpo.
Sal y fuego.
Verso y deseo.
Mar.

Derramado por Zarem

Esperaba.

image

Esperaba como quien sabe de caminos cortados, de curvas y piedras.
Esperaba esta vez sabiendo que no podía perderse, aunque no pudiera evitar el miedo a caerse, el temblor de sus heridas recordando su sangre derramada.
Esperaba en un bucle infinito, con cielos e infiernos alternándose, sin tregua.
Esperaba.

Derramado por Zarem.

Vivía

image

Vivía con la sensación irreal de quien ha sufrido infiernos y ya no cree en el cielo, con las sábanas marcadas por sueños rotos reconstruyéndose.
Y sonreía.
Vivía un tiempo lento y cadencioso, como caderas de amantes.
Y empezaba.
Con tacones sobre piedras, con temblores y cimientos.
Vivía.
Derramado por Zarem

Y mi piel arde en sus sueños.

images (4)

Su cuerpo inmóvil, la curva de sus hombros, su cuello fuerte.
Recorro con dedos suaves su pecho y mi boca bebe su sudor.
Se remueve en su lecho…
Shhh, no te muevas mi cielo, deja que te sienta dormido, un poco más…
Un gruñido de placer me cuenta que me siente.
Y sigo explorando con manos dulces sus caminos hermosos.
Amanece su deseo potente y bello.
Y mi piel arde en sus sueños.

Derramado por Zarem

Palabras.

Busco la fuerza en esas palabras que nunca me fallan, palabras tal vez cansadas o tristes, desgastadas o imprecisas, pero leales.

Buscsu magia consuelo, que me explique este vacío sin dueño, esta especie de lugar sin nombre en el que me acuesto cada día, esperando un imposible que es tan árido que me araña.

Y lucho aún con los pies en el barro, lucho y escribo, lucho y olvido.

Muero y vivo.

Derramado por Zarem

Una vez más me pregunto…

Te vuelvo a encontrar y en tu mirada encuentro vacío, me miras sin verme, te toco el hombro y solo sale un gruñido de algo parecido a una boca, que se ha instalado donde antes vivían tus labios.
Cada vez que te veo se me anuda el corazón e intento hacerte volver de ese mundo donde te refugias, quien sabe de que infiernos.
Te llamo por tu nombre, tantas veces pronunciado cuando aún no habias caido, y en tus ojos parece que se enciende una chispa, apenas un segundo, luego se vuelve a cobijar el gris en tus púpilas.
Recuerdo la cantidad de veces que intenté sacarte de tu extraña manera de huir y como nunca me dejaste.
Te cojo de la mano.. ven..
Y una vez más te subo a casa, una vez más te pido que te desnudes mientras te preparo una bañera, una vez más tengo que vigilar para que no te hundas, te doy ropa, que cada vez te está más grande, una vez más noto como vas despejandote mientras compartimos la comida, una vez más intento convencerte para que lo dejes…
Y una vez más te marchas, prometiendo llamarme, prometiendo que nunca más te veré “colgada”, y una vez más.. no te creo.
Sales mirando al suelo, avergonzada de ti, pero sin voluntad de levantarte.
Una vez más lloro de impotencia..
Una vez más me pregunto si te fallé…

Derramado por Zarem