Sin palabras.

image

Era noche cerrada.
Nada y vacío.
Era lluvia encerrada.
Y era destino.

Suelta el bolígrafo y se masajea las sienes.
No encuentra el duende entre tantas palabras esquivas.
Demasiada realidad que no le deja escribir.
La tristeza se ha ido y con ella se llevó su alma escritora.
No hay bellos y trágicos versos que le enreden.
Sonríe.

Derramado por Zarem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s