Nada puedo hacer…

Omar-Ortiz-arte-hiperrealista-12-600x418

Si te miras las manos y no ves las caricias que se quedaron, esas que son mías.
Si al mirarte al espejo no notas que tu mirada se quedo con mi reflejo.
Si las palabras que me debes las encierras en tus labios…
Nada puedo hacer.
Si estas ciego, si desprecias aquello que es tuyo, si no sabes lo que de verdad importa.
No tengo culpa.
Tal vez un día, cuando una canción te lleve mi recuerdo, o una palabra, un olor o un lugar, tus manos te hablen de mis caricias palabra, tus ojos de mi reflejo y tu boca de esos versos con mi nombre.
Quizás notes mi huella en tu camino.
Más si ahora sólo ves las piedras del sendero, y no hueles las flores de mi vereda, nada puedo hacer.
Si buscaste el lago y rechazaste el mar con su oleaje..
Nada queda por hacer, ni decirte.
Que cada uno encuentra lo que quiere.
Sigo cosiendo mis alas, esas que me elevaron a tu altura.
Planeo con cuidado, no quiero romperme.
No soy yo quien se equivoca, no soy yo.

Derramado por Zarem

Anuncios

El cuentacuentos.

Su vida era todo un ENIGMA, nadie sabía donde había nacido, su edad, ni cuando había aparecido por el barrio bohemio de la ciudad, nunca había sido guapo, más bien parecía una ZARIGÜEYA, con esos ojos cruzados y los labios protuberantes.

Para sorpresa de todos los vividores de la zona, todas las mujeres andaban locas tras sus BESOS, ronroneaban a su alrededor como si fuera el hombre más atractivo que hubieran visto nunca, él acogía las carantoñas con una mezcla de condescendencia y chulería.

Nadie le conocía ocupación, pero cada noche se sentaba en el mismo taburete del Rapsody Bar, SABOREANDO su sempiterna BUDWEISSER, con el mismo gesto de hastío, casi sin hablar,como si ya hubiera agotado todas las palabras de su existencia.

Sin embargo de vez en cuando, al AMANECER, se alzaba su voz callando con su cadencia a todos los clientes, contaba entonces historias increíbles, sobre mares que se tragaban a bellas damas o asesinatos en barrios de mala muerte, sin abandonar su SONRISA descreída relataba sin apenas tono y emoción esas historias que eran para algunos como sentir bajar por su garganta CHOCOLATE caliente en una noche fría.

Otras noches, incomprensiblemente, llegaba con un cesto de FRESAS que sólo dejaba probar a sus tres chicas favoritas, cada una de ellas con un color de PELO diferente, pero con el denominador común de ser teñidos de muy mala calidad. Se sentaba entonces como un rey, con las frutas en el regazo y les daba de comer acunado por esas risas femeninas que simulaban LUCHA por alcanzar lo que para ellas era un manjar.

Le llamaban Chungo y ese fue el nombre que le dieron al comisario la noche que apareció con un puñal clavado en el corazón, solo y sin perder esa pose digna que siempre tuvo.

Al otro lado del océano una mujer pensaba en él, en ese rey de las finanzas que un día gris decidió no arruinar a nadie nunca más y cogiendo una maleta se fue para ser  cuentacuentos,para morir por ese dinero que nunca quiso.

Derramado por Zarem

 

Papel en blanco.

escritora

Papel en blanco, una historia que contar al borde de mis manos, siempre pienso que esta vez no saldra nada, que me quedare en blanco, sin ideas ni letras, vacío, tengo miedo al vacío, al NO.
Comienzo a escribir, sin nada pensado, parece magia, me dejo llevar por las palabras, ellas me llevan, no importa que tenga que poner gammacardiografía o estrella, escribo…
“Paris, anochecer con acento francés, paseo por sus calles bohemias, mis pasos me conducen a les champes elysees, sus luces me hipnotizan, ando sin saber donde voy, el glamour de la noche parisina inunda mis sentidos.
Perfume de mimosa, azahar y rosa, como el día de nuestro primer encuentro, palabras en otro idioma, dulce y fresco, el idioma del amor, l’amour, que entre tus labios parecía más libre, más pasional, más amor.
Je t’aime, decías al alba, entre las suaves y blancas sábanas y yo te creía, bebía tu acento con avidez, sedienta de noches en blanco, noches de lujuria estranjera, tus ojos de perdedor me lanzaban al vacío, al vértigo de los besos, crimen de deseo enredado, horas fugaces, sueños densos, radiante constelación.
Yo te creía y tú me querías, aunque sólo fuera unas horas, escondidos de la decepción, fuertes y hambrientos.
Tú me creías y yo te quería.”
Una vez más logre esquivar el NO.
Una vez más las teclas esperaban mis dedos…

Derramado por Zarem

Ven…

recuerdos-ojos

Leyendo como en un libro mis heridas, mi esencia, mis ganas, mis sueños.

Me lees y la garganta se hace un nudo, aprisionando emociones, por no cargar tu espalda con mis piedras.

Por no pedirte que vengas a mi, que ya no sé vivir con tus silencios.

Y callo, con la emoción enganchada a mis pasos, sabiendo de tus luchas, de tus miedos,sabiendo de tus infiernos.

Lejos, cerca, en esos vaivenes que nos hacen ir y volver, naufragar en un mar dulce y navegar por amargas corrientes.

Leo en ti y sucumbo a esos recuerdos que no son recuerdos, parecen versos guardados en mis batallas, que parecen retazos de otra vida pasada donde no hay murallas ni distancia ni otros pasos a tu lado.

Nos sabemos atrapados y escapamos con silogismos y metáforas.

Y no susurro un ven…

Por no atraparte en este precipicio que me llama.

Derramado por Zarem

Epífania.

Estaba concentrado en el partido, desde que empezó la EUROLIGA no se perdía ninguno, tan atento estaba que la camiseta estaba regada de manchurrones de RAGOUT, por otra parte más que un guiso parecía un puré pasado por la MINIPIMER, aunque sospechaba que ella lo había hecho a propósito, igual que se “había olvidado” de meter las cervezas en la nevera.

Fue a la cocina a por una lata caliente y algún ALTRAMUZ con que acompañarla, sin perder mucho tiempo, el sofá se enfriaría.

No la entendía, él era buena gente, trabajador, con la HONESTIDAD por bandera.

¿Qué es lo que fallaba? ¿Por qué en sus ojos leía decepción?

Ella miraba por la ventana, sintiéndose presa del hastío contemplaba la ALCAZABA majestuosa a lo lejos, fantaseaba con historias antiguas,mientras intentaba no escuchar los ruidos de la televisión y leía.

Las letras eran su FELICIDAD ahora, su isla, su flor entre la MALEZA, a lo que se agarraba cuando la rutina le ahogaba, la fuente donde buscaba su SONRISA.

De repente no le encontraba sentido a estar allí sentada, sin MIRADA que le hiciera ESTREMECER, sin esas conversaciones del principio, sin ilusiones, sin ese amor INCÓLUME de antaño.

Se levantó en silencio, presa de una clara EPIFANÍA.

Él sólo escuchó la puerta cerrándose.

Y una lágrima esquiva le hablaba de sus errores.

Derramado por Zarem

 

En la noche…

Img0017

En la noche, después de unas pocas horas de sueños, con la sensación de haber visitado los tuyos y tus palabras flotando ingrávidas, te pienso.

Te pienso recorriendo mis días sin laberintos ni imposibles, te pienso bajo mis alas gastadas, sereno, mirando estos ojos que buscan tu mirada lejana en espacio y cercana en alma.
Te pienso sin miedo y me pienso besando tus cicatrices, acariciando con dedos temblorosos tus reglones torcidos, uniendo mis pasos mal dados a los tuyos errados.
En la noche, con las mariposas viajando en mis versos, me desnudo de esa piel que no puede tocarse, sin mentiras ni escondites, me desnudo y despojo mi camino de piedras y puñaladas pasadas y me ofrezco intacta, con los hombros cargados de fuerza y tiempo.
Tiempo para ser, tiempo para empezar, para enseñarte mis espacios en blanco, mis descalzos anhelos y mi ausencia de corazas.

Derramado por Zarem

Precipicio.

340255_255653023_y1pjn9qo6amxfwzksvpgcdaxid-u9rzv-hgnqllkieuuxul2dbge9ewc_H000954_L

Precipicios que en sus imposibles pueden ser camino.

Asomada y esperando ser redimida, sin miedo a esas heridas que acechan al alma que le reclama.

Precipicio y laberinto.

En sus manos la llave del destino.

Se muerde las palabras que susurran vuelve, las mastica y en su pecho se amontonan.

Fuertes y claras.

Vuelve, siente, vuela,espera.

Y de su boca sólo sale silencio,denso,pesado, triste, hondo silencio.

Precipicio amado,dulce laberinto.

Que es camino.

Y es destino.

Derramado por Zarem