De adioses imposibles.

The-rain

Camino tormenta, empapado del adiós que no busca ni quiere, un adiós que quema en sus pies descalzos de caminar heridas.

Se resiste a mojarse de pena, a respirar vacío, a rendirse a un destino que le tira piedras y flores.

Camino torcido, con cicatrices abiertas y daños por venir.

Molinos y gigantes.

Sobrevivir en silencio o vivir en plena tempestad, mojándose de sueños imposibles, latidos y mariposas.

Y prefiere caminar, porque parada el aire huye y no puede respirar.

Peleas de sueños y realidad, encarnizadas, sangrientas, vivas y cubiertas de rendiciones a las letras.

Versos cruzados de ternuras, silencios enganchados a dudas.

Derramado por Zarem.

9lágrimas.

g0oHXcne

9lágrimas de unas guitarras, cayendo en cascada sobre sus almas,

etéreas, desgarradas, con la dureza de un rock sin dueño.

Las baquetas que vuelan marcando el compás de unos sueños,

rebeldes y potentes bajo unos focos que no esconden nada,

9lágrimas al escuchar un bajo profundo y malherido,

erizando pieles y entrañas.

Una voz cálida que envuelve de magia las calles con luna,

una pose de rey de la escena, elegante y cañera.

9lágrimas que retan al mundo,

la poesía os espera…

Derramado por Zarem

Plegarias.

h_o_p_e____hold_on__pain_ends_by_jennasartwork-d7fzlfi

 

Plegarias a la luna para ahuyentar sus fantasmas,

sus pecados redimidos con versos encendidos,

busca la rendición de sus armas,

entregandose sin corazas ni escudos,

a pecho descubierto, sin mentiras ni ocultos secretos.

Espera silenciosa, con palabras sin gastar,

almas que luchan por naufragar,

en esos mares,

en esos verbos,

en esos sueños que rotos,

luchan por no encallar.

Derramado por Zarem

Buscaban sus versos…

Buscaban sus versos en la mañana fría, esos versos que andaban acariciando a oscuras.

Sentían sus versos el vacío y se agarraban ciegos a aquella magia.

Y no entendían  de imposibles, ni de luchas perdidas.

Ellos volaban, ellos sentían, se hacían aire y vivían.

Buscaban sus versos lo que era suyo, verbos ardientes, verbos calmados, conjugaciones y poesía.

La risa y el bien hallado.

Ellos sabían de despedidas,de encuentros,de desesperación y huidas.

Buscaban sus versos aquella noche que se hace día.

La sonrisa y al sueño alado.

Y esa caricia…

Derramado por zarem

El nirvana.

anger_by_mto70-d38gjc4

Una nota en el suelo.
Caída del bolsillo de un niña de mirada repleta de tristeza.
La recojo con cuidado de que no me tire la espalda, a mi edad se recuerda con melancolía cuando el cuerpo no necesitaba prepararse para movimientos bruscos.
Una letra infantil ha garabateado palabras sueltas:
CULO, TETA, CACA, PIPI, ROMBICOSIDODECAEDRO, SUPERCALIFRAGILISTICOESPIALIDOSO, REBERBEREJO…
Todo enlazado con dibujos de estrellas, sus huellitas manchadas de chocolate por todo el papel, recuerdo que siempre está con un rotulador gastado entre sus manos y concentrada en escribir.
Y rememoro aquella tarde en que pasaba el loco del barrio, ese que siempre grita moviendo las manos espasmódicamente mientras otea el horizonte,iba voceando su patético son: SIPOTE CHUMINERO!!!, la niña triste levantó la vista como si viniera de un mundo donde no existe su miseria y su dolor..
Porque gritas? le preguntó mientras sus pestañas se abrían como mariposas.
Porque me sale del ESCROTO!! ESCUERZO!!
La niña triste esbozó una sonrisa que subió a sus ojos..
Ahora miro el papel y pienso en ese niña que nunca recibe una caricia, en esa niña perdida que sonríe a la locura, pienso en la sinceridad de sus preguntas.
Y me siento abocada a buscarla bajo este cielo escarlata, a buscar la inocencia perdida.
Camino rápido hasta el cartón que le sirve de cobijo, el cartón de la coraza que un día fabricó a base de heridas, busco sensaciones olvidadas en el baúl de mis alas rotas.
Está todavía conmigo.
No han podido matarla.
Muerdo mi rabia hasta que no queda nada.
Y el nirvana de mi vida vuelve a empezar.

Derramado por Zarem

De bruces con la felicidad.

11852546

Cada mañana miraba el horizonte, intentando adivinar las palabras que el cielo, el aire, el sol, las nubes, el silencio, los ruidos y el espasmo del amanecer guardaban para ella.
El destino dejaba señales incoloras a su paso, un recuerdo fugaz, una sonrisa, un dibujo descolorido en su puerta, una escalera manchada de tinta imborrable, un olvido que ya no duele, una esperanza que crece.
Cada noche miraba las estrellas, intentando averigüar las canciones que la luna, la brisa, la calma, la oscuridad, la luz de una farola y el espasmo del atardecer guardaban para ella.
La vida dejaba señales insipidas a su paso, un desamor, una herida, un beso, una flor marchita, un adios que ya no importa, un deseo que crece.
Y dejo de buscar, allí parada, en el borde de una ventana que nunca se mueve.
Echo a andar, con paso firme, con el miedo dejando de pisarle los talones.
Y se fijo en el aire cercano, en la respiración de los árboles, en el latido del mundo.
Las lágrimas dejaron de nublar su vista, sus ojos renacieron y miraron al otro lado de la soledad.
Y se dio de bruces con la felicidad.

Derramado por Zarem

 

Nada te niego.

4608712_sensualidad-iii

Deslizate en mi cama como un bandido.
Agarra mis caderas y entra dentro de mi carne sedienta.
Cabalga mis deseos.
Matame y muere en mi.
Besame con rabia ahora.
Con dulzura cuando nuestros cuerpos se suspendan quietos.
Con esas ganas que nunca mueren.
Siempre latentes.
Como leones hambrientos.
Come mis huecos, atacalos sin piedad.
Haz de mi tu juguete.
Tú serás mi objeto más preciado.
Y cuando llegue la calma…
Quiereme como a nadie has querido.
Porque nada te niego.
Y nada me escondes.

Derramado por Zarem