Las alas de los ángeles

Las alas de los angeles estan conectadas con su corazón, dicen que cuando la tristeza les invade se desprenden las plumas una a una…
El universo depende de la risa de los angeles, por cada angel que pierde las alas, una estrella se muere.
Pero hay una pequeña esperanza…
Las plumas tienen un tiempo de vida después de separarse de sus cuerpos.

¿Una leyenda puede cambiarse?

Cuando se creó el universo todas las criaturas eran iguales, el mismo cuerpo, la misma mente, almas identicas.
Pero cada uno buscaba su futuro.
Aquellas que no se interesaban por crecer, que tenían debilidades, formaron la raza humana, interesante raza, llena de miles de cosas mejores que nosotros, los ángeles.
Y unos pocos elegidos vimos como nos crecían alas, simbolo de perfección, aunque ahora no estoy tan seguro de que la perfección sea deseable.
Nuestra vida es contemplativa… ¡Cuanto envidio vuestras vidas! Llenas de emoción, de caminos entrecruzados, sin conocer vuestro destino.
Cuando cumpli los cien años, algo empezó a crecer en mi mente, quería ser como vosotros, sufrir, amar, sentir, oler, tocar…
Gabriel, mi ángel mayor custodio decidió quitarme esa idea de la cabeza cuando empezaron a caerse mis plumas, cada vez con más frecuencia.
Nos fuimos de viaje por vuestro mundo, pero no para cuidar a un bebe al borde de su cuna ni para anunciar nacimientos, sino a conocer como erais en realidad, su idea era que al ver vuestra fragilidad, vuestras penalidades, al ver vuestra mortalidad, volvería a sentirme feliz por ser un ángel.
Vi el amor, la envidia, los celos, vi la inocencia de un niño, el hambre, la amistad, vi vuestras vidas, cortas pero tan inmensamente llenas de sentido…
Quiero ser humano.
Y por eso mis alas se han caido.
Quiero ser humano y mi tristeza me ha dejado sangrante.
Pienso en esa estrella que tendrá que morir cuando mis alas dejen de palpitar a mis pies.
Quiero ser humano y desde que no puedo volar, me siento como vosotros, impotente y perdido a veces… pero vivo.
Y aqui estoy, Gabriel me dejo caer en el bosque de la Torre, con la espalda sangrando y el alma herida.
Mis alas todavía tienen vida, las siento cálidas y repletas de magia, con deseos de volar, las acerco a mi y casi puedo tocar sus ansías de ser aire y luz de nuevo.
Tengo dudas, me siento extraño y mortal, casí feliz de serlo.
¿Pero tengo derecho a matar a una estrella?
Las cojo entre mis manos, mi orgullo, mi esencia de ángel, eso representan ellas.
Sin poder evitarlo, las lágrimas caen imparables, mojando las plumas, lágrimas gruesas de hombre, saladas, asombrosas, distintas a las que siempre he conocido.
Al verlas así, empapadas, indefensas, no puedo evitar abrazarlas y la magia que os rodea, las ha hecho vibrar, lentamente se han acercado a mis heridas…
Soy un ángel.
Y ninguna estrella morira por mi.

Derramado por Zarem

Anuncios

Un pensamiento en “Las alas de los ángeles

  1. Quisiera hablar con vos ya que siento la sensación de tener alas. Saludos y gracias. Cuando estuve triste no las sentia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s